domingo, 24 de enero de 2010

...Menguante.

Sabes?... hoy sin querer queriendo, aprendí a observar mi día. A caminar sobre las fronteras y a respetar la belleza que ronda por tu alrededor.
Un aroma puede penetrar más que una mirada y antenerse más que un alimento en conserva...
Es capás de alborotar tu día a día y cambiar su consciente trayectoria.

Tal vez no sean más que simples recuerdos que sin querer quedan en la memoria. O talvez el comienzo de un nuevo amanecer.

Sabes? Hoy me siento seguro de lo que viviré mañana. Ya no siento miedo de decir ni hacer cosas que me comprometan.
Perder el miedo a realizar...estar allí... Observar, actuar y callar... Sentir, conocer, y después llorar.

Talvez sólo fue una mala excusa para matar aquella soledad. NO LO DUDO.
Ahora que veo lo que siempre quise ante mis ojos. No estoy seguro si asesinar lo viejos detalles.
Y te lo digo muy de mí y con una plena sinceridad...
Fue algo inolvidable.. y lo digo con un "fue", por que jamás volverá.

..Un ángel destrutivo creo que fue aquello, algo que destruyó lo que en cierto tiempo pude contruir y que arduamente debí construir.

Esa extraña noche. Algo de lo que siempre quise que sucediera.. y hoy lo tengo ante mí.
No quiero apresurar nada. Esta vez seré pasciente, cuidadoso y minuisioso antes de decidir.
Sueños extensos viví... y que los traté de una forma que nunca pensé que sería hoy como la realidad...

Traté lo pasado como un sutil recuerdo que supo en algún momento brindar su reloj... y nada más.


Un ángel destructivo fue esa noche...y comienza a encotrar aquello que siempre quiso entre sus pies...

No hay comentarios:

Publicar un comentario